23 agosto 2010

Mi corazón es una maleta de doble fondo.


Mi corazón es una maleta de doble fondo.

A quien la mira de reojo,

le son vedados los sibilinos recovecos

en los que anida la indomable sed que reviste sus pliegues.

A simple vista,

mi equipaje es liviano, vulgar, intrascendente.

Capaz de pasar inadvertido ante la turbia mirada

que custodia, silente, la Aduana del Misterio.

Trafico con sueños clandestinos.

Y escondo,

bajo el laberinto de una piel curtida en desencuentros

un alijo de ímpetus desaforados, de vestigios efervescentes,

de pasiones a quemarropa.

De delirios en cueros.

Sólo a los elegidos se les abre la puerta.

Sólo los cobardes se dan la vuelta.
...



8 comentarios:

Mario dijo...

Felicidades.

Como soy un valiente, y un escogido, me he atrevido a saltar la barrera de la aduana misteriosa. He dado rienda suelta a mi imaginación y he vislumbrado una buena historia dentro de otras muchas buenas historias.

La aduana del misterio... (Otra vez felicidades)

Eso sí, ahora me doy la vuelta por ser la hora que es, no por cobarde. Después, o antes, volveré a mirar a los ojos a tus palabras valientes vestidas de domingo poemado.

Un saludo

Soul dijo...

Lo q guardan las maletas de doble fondo solo lo saben los privilegiados q les es mostrado el contenido, o los q verdaderamente están interesados en conocer a toda la maleta hasta el último pespunte.
Conocer a una persona en su plenitud requiere su esfuerzo y muy pocos están dispuestos a ello.
Besazos Jasonia, estupenda, como siempre ;)

BB dijo...

Hermoso... "la Aduana del Misterio.

Trafico con sueños clandestinos.

Y escondo"
Me fascinó, de alguna manera todos tenemos un corazón con maleta de doble fondo para llevar con nos nuestras clandestinidades.
Un abrazo
BB

CabezaDeMonte dijo...

La terquedad bella del querer bajo el doble fondo, el orgullo bello de mostrar lo que vales sólo a quien lo valga..quizá todos los sueños sean clandestinos, todos los ímpetus desaforados y la pasión nos queme siempre los cueros. A veces, deberíamos airear las maletas y que el aire penetre por sus pliegues...

Kuyen dijo...

Que foto instantánea tan bella, aquí conmigo se queda un pedacito escojo, el que me quieras dar.

Laura dijo...

Sólo a los elegidos se les abre la puerta.

Sólo los cobardes se dan la vuelta.

me encantó!

un abrazo de esos grandes.

César Sempere dijo...

Eso que escondes y no deberías hacerlo es lo que te hace.

Un beso,

Miguel Aguilera dijo...

Supongo que no todo el mundo está dotado para "ver" el doble fondo. Ahí radica uno de los misterios más lindos y simples de la vida.