14 octubre 2009

Déjame ser, simplemente...


Hoy ha vuelto una tímida sonrisa a mis labios.Tenía un presentimiento, una corazonada, y una imperiosa necesidad de hablar contigo. Y el azar, por una vez generoso, nos ha regalado un minuto.
Saber que te sientes igual que yo, por una parte tranquiliza y por otra da aún más rabia.Arrepentidos del daño causado, pero no de lo vivido. Sin propósito de enmienda ni dolor de los pecados.
Sé que la quieres, pero tambien sé que lo que hay entre nosotros , tenga el nombre que tenga, es indestructible. Por eso quedo aquí, en silencio, pero siempre a tu lado,

...como un Hada madrina...

Déjame ser, simplemente...
tu hada madrina.
Para, cuando la vida pese
llevarte en volandas al país de los sueños
y devolverte a ella cuando te sobre mi aliento.
Para seguir tus pasos,
mirarte de lejos
y sólo si tú lo pides
salir de nuevo a tu encuentro.
Para aliviar las heridasque no cicatrizó el tiempo.
Para abrigar tu sombra,
guardar tus secretos.
para compartir rocíos
y soledades.
Para escuchar tus silencios.
Dejame ser, simplemente...
tu hada madrina.
Para que nunca se acabe el cuento.