26 enero 2011

Ya se ha ido


(Imagen tomada de la red)


Ya se ha ido. Tampoco éste tuvo clemencia.

Quise atraparlo en el breve instante en que,

acurrucada en mi regazo, te dejaste acariciar el pelo,

y me pediste que encendiera la radio.

“Pon música”, dijiste.

Y cuajada de crisis, miseria, quebrantos, 

desfiló ante mí una rueda de emisoras baldías.

“Ésa, deja ésa.”

Un arpegio. Una guitarra. Tu respiración. La mía.

Fuera, sólo la niebla.

...

8 comentarios:

Silvia dijo...

Niebla, que aunque espesa con tan solo un soplo de aire fresco basta para disiparla y hacerla desaparecer... porque es eso, solo niebla.

Besos&abrazos,

Amando Carabias María dijo...

Amanecerá

Mercedes Pinto dijo...

Esos bellos momentos son escurridizos como el agua, no se pueden atrapar.
Besos.

CabezaDeMonte dijo...

La felicidad es siempre tan escurridiza...

Tomás Mielke dijo...

Hola querida Jasonia

vengo para saludarte y darte las gracias por estar y cuidar de mi hotel durante mi ausencia y volver también para leer tus versos

besos

Mercedes Ridocci dijo...

¿Sabes una cosa? ¡Que me gusta tu blog!
He estado mirando tus entradas, y sí, no te perderé de vista.
Un abrazo, compañera de letras.
Mercedes

BB dijo...

Todo pasa... Y menos mal que es así
Me encantó volver a leerte
Un abrazo
BB

moreiras dijo...

Hacía mucho tiempo que no me gustaba tanto un poema. Amargo, real, y muy bella manera de cazar el instante. Saludos